Solo hay que prestar atención a la obviedad: en este mismo momento gente de todos los rincones del mundo está teniendo sexo. Este artículo intentará explicar cómo lo están haciendo. Los datos provienen de varias encuestas realizadas por empresas especializadas en profilácticos. Encuestas diseñadas para capturar una muestra representativa de personas y cómo estas tienen relaciones sexuales heterosexuales en varios países del mundo. Los datos también muestran información muy interesante, desde cuánto disfruta la gente, a cuándo tienden a hacerlo, etcétera. En fin, que esto es lo que podemos sacar en claro de los estudios arriba señalados.

La gente de Camerún y Colombia tiene el sexo más excitante

El mapa de la excitación global tiene varias sorpresas. Por ejemplo, que los alemanes no están a la altura de su reputación y las encuestas reportan algunos de los niveles más bajos de excitación sexual del mundo. En contrapartida, Camerún y Colombia gozan de una salud sexual que supera a casi todos los demás países por un amplio margen. En ambos países se encontró una correlación: la gente tiende a ser mucho más feliz con su vida sexual cuando se sienten respetados durante el acto. El que país que queda en peor lugar es Corea. Sólo el 15% de los coreanos reportan sexo excitante. Eso es menos de un tercio del siguiente más bajo, el de Japón.

La brecha del orgasmo

Cerca del 50% de la gente en todo el mundo disfruta de un orgasmo siempre o a menudo. No es de extrañar que la cifra para los hombres sea 32 puntos más alta que la equivalente para las mujeres. Lo interesante es ver cómo esa diferencia varía país a país.

Mientras que Tanzania tiene una pequeña brecha de cinco puntos, Mongolia y China tienen las mayores diferencias entre las tasas de orgasmo masculino y femenino. Lo realmente increible es que prácticamente no hay correlación entre el nivel general de igualdad de género de un país y la brecha de orgasmos. Algunos países en teoría igualitarios, como Francia, tienen una puntuación bastante buena, mientras que otros, como Estados Unidos y Australia, tienen una puntuación baja. Los datos nos sugieren que las mejoras en la posición de las mujeres en la sociedad no siempre se traducen en relaciones sexuales satisfactorias.

Los datos de la pornografía en el mundo

Por último, nos gustaría destacar el papel que tiene la pornografía a nivel global. Los ingresos estimados de los negocios relacionados con la el cine XXX fueron unos de 17.000 millones de dólares solo en los Estados Unidos. Unas estimaciones que incluyen las ventas por Internet, televisión de pago, venta y alquiler de vídeos, líneas eróticas, revistas, clubes de striptease y tiendas de juguetes sexuales. Lo que traducido en datos demográficos: 28.258 usuarios están viendo pornografía cada segundo. 5.089,22 dólares se gastan en pornografía cada segundo en Internet. El 86% de las escenas de las películas pornográficas contienen actos de agresión física, y el 47% de las escenas contienen agresión verbal. El 76% de los actores pornográficos han usado marihuana, y el 59% han usado otro tipo de drogas. 1 de cada 5 búsquedas móviles son para adultos y los términos más buscados son «colegialas XXX» y masajes eróticos. La actriz más buscada sería Kendra Lust, mientras que la actriz española sería Apolonia Lapiedra.

Perdida de la virginidad

Otro dato que desprenden las encuestas es que la gente en Asia tiende a ser bastante mayor (a diferencia del resto del mundo) cuando pierde la virginidad. Los países asiáticos tienen una edad media de pérdida de la virginidad mucho más alta.

Podría parecer un hallazgo aislado pero no. Según un estudio de la OMS, se confirmó que los países asiáticos tendían a tener una edad media de pérdida de la virginidad más alta que la media mundial. Esto varía en función del país y por diversas razones. Por ejemplo. En el Sudeste Asiático se descubrió que los hombres perdían la virginidad a edades extremadamente avanzadas y las mujeres a edades algo más jóvenes, lo que daba lugar a una media de edad cruzada superior a la media. Eso se debe a casamientos de mujeres a edades tempranas con hombres mayores.

Cifras similares arrojan en Asia Central aunque mucho más complejas de analizar. Algunos datos sugieren que puede deberse bien a tradiciones religiosas o tradiciones culturales que promueven el conservadurismo sexual. Se han encontrado niveles muy altos de vergüenza sobre la discusión de prácticas sexuales en público. Según varios expertos es que, a comparación con los países occidentales, los encuestados eran más conservadores sexualmente y menos activos sexualmente.