El sexo es el motor del mundo

Solo hay que prestar atención a la obviedad: en este mismo momento gente de todos los rincones del mundo está teniendo sexo. Este artículo intentará explicar cómo lo están haciendo. Los datos provienen de varias encuestas realizadas por empresas especializadas en profilácticos. Encuestas diseñadas para capturar una muestra representativa de personas y cómo estas tienen relaciones sexuales heterosexuales en varios países del mundo. Los datos también muestran información muy interesante, desde cuánto disfruta la gente, a cuándo tienden a hacerlo, etcétera. En fin, que esto es lo que podemos sacar en claro de los estudios arriba señalados.

La gente de Camerún y Colombia tiene el sexo más excitante

El mapa de la excitación global tiene varias sorpresas. Por ejemplo, que los alemanes no están a la altura de su reputación y las encuestas reportan algunos de los niveles más bajos de excitación sexual del mundo. En contrapartida, Camerún y Colombia gozan de una salud sexual que supera a casi todos los demás países por un amplio margen. En ambos países se encontró una correlación: la gente tiende a ser mucho más feliz con su vida sexual cuando se sienten respetados durante el acto. El que país que queda en peor lugar es Corea. Sólo el 15% de los coreanos reportan sexo excitante. Eso es menos de un tercio del siguiente más bajo, el de Japón.

La brecha del orgasmo

Cerca del 50% de la gente en todo el mundo disfruta de un orgasmo siempre o a menudo. No es de extrañar que la cifra para los hombres sea 32 puntos más alta que la equivalente para las mujeres. Lo interesante es ver cómo esa diferencia varía país a país.

Mientras que Tanzania tiene una pequeña brecha de cinco puntos, Mongolia y China tienen las mayores diferencias entre las tasas de orgasmo masculino y femenino. Lo realmente increible es que prácticamente no hay correlación entre el nivel general de igualdad de género de un país y la brecha de orgasmos. Algunos países en teoría igualitarios, como Francia, tienen una puntuación bastante buena, mientras que otros, como Estados Unidos y Australia, tienen una puntuación baja. Los datos nos sugieren que las mejoras en la posición de las mujeres en la sociedad no siempre se traducen en relaciones sexuales satisfactorias.

Los datos de la pornografía en el mundo

Por último, nos gustaría destacar el papel que tiene la pornografía a nivel global. Los ingresos estimados de los negocios relacionados con la el cine XXX fueron unos de 17.000 millones de dólares solo en los Estados Unidos. Unas estimaciones que incluyen las ventas por Internet, televisión de pago, venta y alquiler de vídeos, líneas eróticas, revistas, clubes de striptease y tiendas de juguetes sexuales. Lo que traducido en datos demográficos: 28.258 usuarios están viendo pornografía cada segundo. 5.089,22 dólares se gastan en pornografía cada segundo en Internet. El 86% de las escenas de las películas pornográficas contienen actos de agresión física, y el 47% de las escenas contienen agresión verbal. El 76% de los actores pornográficos han usado marihuana, y el 59% han usado otro tipo de drogas. 1 de cada 5 búsquedas móviles son para adultos y los términos más buscados son «colegialas XXX» y masajes eróticos. La actriz más buscada sería Kendra Lust, mientras que la actriz española sería Apolonia Lapiedra.

Perdida de la virginidad

Otro dato que desprenden las encuestas es que la gente en Asia tiende a ser bastante mayor (a diferencia del resto del mundo) cuando pierde la virginidad. Los países asiáticos tienen una edad media de pérdida de la virginidad mucho más alta.

Podría parecer un hallazgo aislado pero no. Según un estudio de la OMS, se confirmó que los países asiáticos tendían a tener una edad media de pérdida de la virginidad más alta que la media mundial. Esto varía en función del país y por diversas razones. Por ejemplo. En el Sudeste Asiático se descubrió que los hombres perdían la virginidad a edades extremadamente avanzadas y las mujeres a edades algo más jóvenes, lo que daba lugar a una media de edad cruzada superior a la media. Eso se debe a casamientos de mujeres a edades tempranas con hombres mayores.

Cifras similares arrojan en Asia Central aunque mucho más complejas de analizar. Algunos datos sugieren que puede deberse bien a tradiciones religiosas o tradiciones culturales que promueven el conservadurismo sexual. Se han encontrado niveles muy altos de vergüenza sobre la discusión de prácticas sexuales en público. Según varios expertos es que, a comparación con los países occidentales, los encuestados eran más conservadores sexualmente y menos activos sexualmente.

La lección a extraer de África

Los últimos años han sido una época confusa para la democracia en África. Hemos visto golpes de Estado que no parecían golpes y elecciones que no parecían elecciones. Y la tendencia general es clara: los avances en los 90 están amenazados por gobiernos con poco compromiso. Así que, ¿cuáles son las lecciones que podemos extraer? Veamos unas claves.

Con los militares mejor no meterse

Las Fuerzas de Defensa de Zimbabue pusieron al presidente Robert Mugabe bajo arresto domiciliario y posteriormente orquestaron su destitución. La intervención fue enmarcada como una acción para eliminar los elementos criminales que rodeaban al presidente. En realidad representó un esfuerzo de los militares para proteger sus intereses políticos y económicos. Como resultado, la remoción del presidente.

Cuando el jefe del ejército se pronunció en contra de las purgas, se enfrentó a ser reemplazado y acusado de traición. La destitución de Mugabe sirve como recordatorio de que, a pesar de elecciones, meterse con los militares puede ser la peor de las ideas. Los golpes de Estado suelen justificarse por el interés nacional pero en realidad acarrean amenazas a la seguridad.

El papel de las multinacionales occidentales

Conocemos el impacto social, ambiental y político negativo de algunas empresas multinacionales que operan en África. Especialmente en lo que se refiere a la extracción de recursos naturales y al soborno para obtener contratos lucrativos. Ejemplos como el de una agencia de gestión de la reputación francesa deberían ser de utilidad. Esta empresa fue acusada de diseñar una campaña para avivar las tensiones raciales en Nigeria como una forma de desviar la atención de los malos resultados del gobierno. La empresa fue muy bien pagada por su trabajo, lo que resultó ser una pequeña compensación cuando el escándalo estalló y se vio obligada a entrar en la administración.

Sin embargo, muchas de las multinacionales que hacen este tipo de trabajo siguen operando. Junto con la naturaleza lucrativa de estos contactos, esto sugiere que dichas compañías continuarán jugando un papel cuestionable en las elecciones africanas del futuro.

Los jueces no pueden salvar la democracia

La Corte de Kenia se convertió en el primer órgano judicial del continente en anular la elección de un presidente. Confirmación de independencia judicial que fue muy celebrada cuando los demócratas empezaron a soñar con un nuevo activismo judicial.

A pesar de ello, cualquier esperanza de repetir las elecciones resultó ser demasiado optimista. La evidencia de que la interferencia política en la comisión electoral estaba socavando los esfuerzos para fortalecer el sistema llevó a un boicot de la oposición. Y con el siguiente desenalace: el presidente Kenyatta ganó la segunda encuesta por una gran mayoría. La experiencia de Kenia demuestra que unos poderes judiciales más independientes pueden tener un gran impacto en la democracia pero también que ese impacto se ve limitado por las debilidades en otras partes del sistema político.

La exclusión política engendra el secesionismo

Una de las principales historias en los últimos años es el aumento del secesionismo en África. Es significativo que en todos los casos fue desencadenada por las percepciones de exclusión política. No menos cierto es que la demanda de creación de un Estado independiente tiene raíces muy complejas. Aunque estos movimientos (en Camerún y Nigeria, por ejemplo) tienen dinámicas muy diferentes, todos ellos se han encontrado con una respuesta estatal hostil. Paradójicamente, son movimientos que realmente no quieren separarse; los líderes de la oposición están usando la amenaza de separación. A menos que se satisfagan algunas de sus demandas es probable que el sentimiento secesionista se endurezca, socavando las identidades nacionales.

Resumiendo: es probable que los próximos años no sean amables con la democracia africana. Las encuestas no son tan prominentes como las elecciones presidenciales pero es poco probable que ofrezcan esperanzas. El desafío es organizar una competencia creíble en un contexto de inestabilidad política. Es importante no ser derrotista y pensar que el gran momento está a la vuelta de la esquina.

Los países más peligrosos para vivir

La violencia con armas de fuego regularmente encabeza las noticias en todo el mundo y su impacto es de gran alcance. De acuerdo a un reciente estudio, Estados Unidos está considerado como uno de los 10 países más peligrosos del mundo para vivir. Los resultados forman parte de un informe exhaustivo sobre lo que significa vivir y trabajar en el extranjero en 65 países de todo el mundo.

Para dicha encuesta participaron 20.500 expatriados que representaban 180 nacionalidades y vivían en 185 países. La encuesta cubría un gran espectro: calidad de vida, coste de la vida y finanzas personales, entre otras. Referente a la seguridad, los encuestados calificaron tres factores como los más relevantes: la tranquilidad, la seguridad personal y la estabilidad política.

Los resultados fueron compilados para crear una clasificación de los lugares más peligrosos del mundo. En cualquier caso este fue el resultado y los 10 países más peligrosos son los que siguen:

Kenya

Un expatriado finlandés se queja de que «no puedo caminar por la calle porque no es seguro. Tengo que conducir o que me lleven a todas partes». A un expatriado bosnio no le gusta cómo «los extranjeros a menudo son aprovechados a través de robos, estafas, y la policía te detiene sólo para tomar dinero de ti. Las carreteras son horribles, el tráfico es terrible, y la ciudad es sucia».

Nigeria

Un expatriado búlgaro declara: «No somos realmente libres, no podemos caminar por las calles, no podemos mezclarnos con los nigerianos. Siempre existe la posibilidad de peligro». Un expatriado marroquí se queja de «la sensación de incertidumbre». Casi cualquier cosa puede y podría sucederme, en cualquier momento y en cualquier lugar».

Ucrania

Un expatriado húngaro critica «la corrupción, la falta total de lealtad u honestidad, y de que los extranjeros son considerados como carteras ambulantes». Un estadounidense piensa que «las leyes no funcionan; hay corrupción en todos los niveles».

Sudáfrica

Un expatriado francés declara: «Mi vida es más fácil aquí pero me siento como si viviera en una burbuja: echo de menos la libertad de caminar o montar en bicicleta en cualquier momento, y odio tener que preocuparme por la seguridad». Un expatriado suizo se queja de «la incierta situación política, el racismo, la corrupción y el alto índice de criminalidad».

Brasil

Un expatriado de Australia asegura que hay un «sentimiento subyacente de que la gente siempre vive con miedo». Otro, alemán, se queja del «alto nivel de desigualdad y brutalidad en la sociedad me hace sentir incómodo». El caos político ha causado mucha confusión e incomodidad en mi lugar de trabajo».

Turquía

Un expatriado indio se queja de que «ser una persona de color es un desafío». Especialmente en las afueras de la capital, te acosan». A un expatriado austriaco no le gusta la «constante política y propaganda que está dividiendo a la sociedad». La gente tiene miedo de hablar o de dar una opinión».

Perú

Un expatriado portugués se queja de que «no es fácil hacer amigos entre los locales y que también tienen una actitud agresiva en las calles». A un expatriado colombiano le disgusta «el maltrato a las mujeres, las malas condiciones de trabajo y la falta general de cortesía común».

India

A un expatriado japonés le disgusta «cómo las suposiciones sobre que las mujeres extranjeras son fáciles hacen que sea inseguro hacer tantas cosas por sí solas», así como «la política de línea dura… las tensiones sociales y la contaminación». Otra húngara informa de cómo «se siente constantemente como una extraña». La gente me mira fijamente, me saca fotos, me habla horriblemente, trata de engañarme, etc… También me he enfrentado a un severo acoso sexual por parte de los hombres, hasta el punto de que ahora llevo espray pimienta».

Estados Unidos

Un encuestado portugués dice que «la política y la nueva normalidad que está surgiendo son alarmantes. La mentalidad y la cultura general se basa en el yo primero y eso se manifiesta a demasiados niveles». A otro expatriado español le disgustan «los puntos de vista conservadores generalizados, que ven el socialismo como un mal inherente, la falta de control de armas, la falta de atención sanitaria y educación asequibles, las opiniones demasiado religiosas».

Argentina

Un expatriado ruso siente que «no este no es un país seguro, y que la gente no es amistosa». Y la queja de un canadiense: «No se puede planificar financieramente porque la economía fluctúa demasiado. Estás lejos de todas partes. La seguridad es una preocupación importante».

La pobreza del mundo

Parece mentira que en pleno S.XXI haya en el mundo miles de millones de personas viviendo en la pobreza extrema. Lo que significa casi el 10% de la población mundial. En otras palabras: 1.000 millones de personas viven por debajo del umbral de pobreza. Y casi la mitad del mundo vive con un ingreso familiar inferior a los 2,50 dólares. Los extremadamente pobres viven sin apoyo, viendo pasar el crecimiento económico y la prosperidad.

La economía mundial les obliga a vivir en las márgenes. Viven vidas en la escasez abundante. Incluso el medio ambiente ataca a las zonas más pobres. Cuando la naturaleza ataca los pobres del mundo son los que más sufren. Solo en los últimos 20 año más de un millón de personas han muerto debido a catástrofes naturales como huracanes y terremotos. Además fueron los países más pobres los más afectados por la devastación forestal.

Después de eso nació «Objetivos de Desarrollo Sostenible», programa adoptado en 2015 por las Naciones Unidas con la intención de reducir la pobreza en el mundo.

Más allá de la pobreza monetaria

El control de las privaciones monetarias no puede proporcionar una imagen completa del bienestar básico. Alguien puede no ser pobre en base a los estándares monetarios pero puede sentir los efectos de la pobreza si no tiene acceso a necesidades básicas como la sanidad, el agua potable y la educación.

El Banco Mundial ha elaborado una medida multidimensional que considera las múltiples privaciones, combinando el consumo o el ingreso con medidas de educación y acceso a servicios básicos de infraestructura, como la electricidad, el agua y el saneamiento. La medida muestra que la pobreza podría estar más extendida y más arraigada de lo que creíamos. En una muestra de 125 países, sólo uno de cada diez es pobre en términos monetarios, pero uno de cada cuatro también sufre privaciones en al menos otra dimensión.

La pobreza dentro de casa

Las personas experimentan la pobreza de manera diferente incluso dentro de un mismo hogar. Medir la pobreza tal y como la experimentan las personas requiere considerar cómo se comparten los recursos entre los miembros de una familia. Aunque los datos son limitados, hay pruebas de que las mujeres y los niños se ven afectados de manera desproporcionada por la pobreza en muchos países. Sin embargo, se necesitan más encuestas para captar los patrones de consumo de los individuos, de modo que los gobiernos puedan implementar políticas para reducir las desigualdades dentro de los hogares.

Si bien es evidente que la lucha para poner fin a la pobreza extrema no ha terminado, la gran mayoría de los pobres viven en países de ingresos medios. Para poner fin a la pobreza en esos países, es necesario ampliar nuestro alcance, examinar la privación en múltiples dimensiones y reconocer la mayor complejidad inherente al concepto de pobreza en todo el mundo.

Erradicar la pobreza

Un esfuerzo de la comunidad para erradicar la pobreza mundial que carga sobre los pobres. Una carga, dicho sea de paso, no solo económica y física. La pobreza hace que los pobres sufran emocional y espiritualmente. El proyecto trata de proteger el planeta y asegurar que todo el mundo disfrute de paz y prosperidad.

En cualquier caso, el objetivo es claro: construir un futuro sostenible encontrando las formas de satisfacer el presente sin sacrificar la capacidad de las generaciones futuras. En conclusión, la pobreza no siempre gana. Ni siquiera dejaremos que se acerque a esa victoria.

Demasiada palabra para tan poca acción

Los objetivos de sostenibilidad fracasan. En el año 2015, la comunidad internacional se comprometió a contribuir conjuntamente a un mejor desarrollo económico, ecológico y social. Tanto jefes de Estado como de Gobierno se reunieron por primera vez para examinar la situación y buscar soluciones.

Los estados acordaron implementar los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU para el 2030. La lucha contra la pobreza es tan importante como el compromiso de una mayor protección del clima y la educación.

Los países industrializados juegan un papel ambivalente. Por un lado, son los que más buscan al cumplimiento de los objetivos y dificultan la implementación al incurrir en costos. Un estudio reciente muestra lo bien o mal que se desempeña actualmente una selección de países para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU.

En general, los países de la OCDE son los que han obtenido una peor puntuación. Otro punto débil son las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo. Además de la contaminación del suelo provocada por los fertilizantes y pesticidas. Muchos expertos han criticado la disparidad entre desnutrición y sobreproducción de alimentos. Mientras un tercio de los alimentos termina en los basurero del mundo desarrollado, 1000 millones de personas están desnutridas.

Poco queda de las promesas. Ahora es momento de actuar ya que en materia de acción climática y consumo sostenible los países desarrollados están muy alejados de los compromisos adquiridos.

Es posible que el mundo reduzca drásticamente la pobreza. Entre 1950 y 1975, una economía fuerte, inversiones en seguridad económica familiar y derechos civiles ayudaron a reducir a la mitad la tasa de pobreza. La ampliación del seguro médico público ha reducido las tasas de mortalidad infantil y la incidencia de las bajas tasas de natalidad. No hay nada inevitable en la pobreza. Sólo necesitamos construir la voluntad política para promulgar las políticas que aumenten la seguridad económica, amplíen las oportunidades y hagan crecer la clase media.

La buena noticia es que existen opciones políticas que pueden traer resultados positivos. Cuando los gobiernos invierten en empleo y políticas para aumentar los salarios y la seguridad de las familias, los niños y las familias ven mejores resultados tanto a corto como a largo plazo.

Estos pasos básicos para reducir la pobreza aumentarían la seguridad económica y expandirían la clase media: reformar el sistema de justicia penal, creación de empleos, aumentar el crédito tributario para los trabajadores sin hijos, elevar el salario mínimo, proporcionar permisos pagados y días de enfermedad pagados, apoyar la equidad en el pago, establecer horarios de trabajo que funcionen, invertir en cuidado infantil y educación de calidad, expandir los seguros médicos, etcétera.

Y es ahí donde entra nuestra labor en este pequeño rincón creado para dar respuesta a preguntas relacionadas con la política en los países subdesarrollados además de temas como la pobreza. Una suerte de desafíos, aspiraciones e ideas que iremos volcando para que la gente en general se conciencie de la situación actual del mundo. Demasiada palabra para tan poca acción es algo que no va con nosotros y nuestra única finalidad es dar una vuelta a la frase y llegar a la conclusión opuesta: acción y menos hablar.